24 de octubre de 2019

Bien Común para generar riqueza social

La Cátedra de Acción por el bien común ha celebrado en Valencia la tercera edición de sus desayunos responsables, promovidos por la Fundación Chávarri por el Bien Común y la Universidad Nebrija, que ha contado con la participación de representantes empresariales e instituciones valencianas.

Afianzar las bases de una Economía más responsable es uno de los pilares fundamentales en los que se asienta la Cátedra Acción por el bien común, impulsada por la Fundación Chávarri por el Bien Común y la Universidad Nebrija. Esta colaboración ha hecho posible la celebración de su tercer desayuno desarrollando un nuevo espacio de debate y reflexión en el Centro del Carmen de Cultura Contemporánea de Valencia.

Más de una treintena de profesionales de la empresa, el ámbito de la responsabilidad social corporativa y el tercer sector debatieron sobre el futuro de una economía necesariamente basada en el respeto a la persona, el medioambiente y enfocada en construir un mundo nuevo.

Estamos comenzando a transformar el mundo”, subrayó David López Royo, Vicepresidente y Director Ejecutivo de la Fundación, en la apertura del evento. Del mismo modo, resaltó el interés de las compañías por aplicar políticas responsables en sus procesos de trabajo. Así, se mostró convencido de que el tejido empresarial, la educación y los responsables políticos “estamos obligados a entendernos”, y definió el bien común como “la búsqueda de la dignidad de las personas”.

Por su parte, Santiago Budría, investigador principal en la Universidad Nebrija y experto en Microeconometría destacó las razones que han motivado la aparición de la Economía del Bien Común (EBC). Los indicadores económicos tradicionales, como el PIB o la inflación, son “fácilmente medibles”, pero “recogen apenas una parte del conjunto de dimensiones que determinan el bienestar humano en las sociedades actuales.

En cambio, apuntó que existen otros aspectos que generan un “enorme impacto económico y social en la vida de las personas”, como “la cohesión social, la sostenibilidad o la igualdad de oportunidades”. En este sentido, Budría hizo énfasis en que uno de los objetivos de la EBC es “paliar esa carencia” y que dentro de este modelo las compañías “no persiguen ingresos y lucro, sino tener un buen indicador de su contribución al bien común”.

Tras las exposiciones se inició un debate participativo, que moderó María Gil, directora de comunicación de la Universidad Nebrija. “Este desayuno supone una oportunidad muy interesante para poner en común ideas y experiencias de representantes empresariales, políticos y sociales que comparten su preocupación por el bien común”, señaló. La institución universitaria puso de manifiesto el potencial de este evento para dar a conocer “los obstáculos que encuentra el empresariado a la hora de implantar esas medidas tendentes al bien común en sus compañías”.

Los asistentes incidieron en la obligación de abordar “un cambio de paradigma cultural”, junto con la implicación por parte de toda la empresa. Asimismo, se abordó la dificultad para conseguir esta transformación y la “necesidad de impulsar la capacidad de análisis”, sobre todo entre los más jóvenes.

El estudio de las enfermedades raras estuvo presente de nuevo en el desarrollo del desayuno: un 13% de su coste será donado a esta causa a través del “Mercado del 13”.

La Cátedra de Acción por el bien común, tal y como han apuntado David López, vicepresidente de la Fundación Chávarri por el Bien Común, continuará con sus proyectos hasta final del año, con la celebración de nuevas jornadas responsables –tras la excelente acogida obtenida en Zaragoza o Sevilla–, de la mano de otras acciones paralelas como la creación de un posgrado universitario y la financiación de tesis doctorales.