24 de octubre de 2019

Un país que despierta: Honduras apuesta por el desarrollo a través del café

El proyecto mejorará las condiciones de cultivo y producción del café a 150 familias de las comunidades de Talgua, La Unión, Dulce Nombre, Lepaera, San Fernando o Encarnación. Honduras es un país tan fascinante como cautivador. Rodeado de montañas, sus cumbres verdes esconden muchos secretos, y más de un tesoro. Uno de los más desconocidos es, ni más ni menos, el café.

Llegamos a Tegucigalpa con cierto suspense: las condiciones climatológicas (de las socio-políticas hablaremos en otro momento) lo impidieron en el primer intento. De la mano de la Fundación Chávarri para el Bien Común y su director, David López Royo, visitamos algunas de las cooperativas cafeteras de las comunidades de Talgua, La Unión, Dulce Nombre, Lepaera, San Fernando o Encarnación.

150 familias, 750 hombres y mujeres que trabajan con el café, con auténticas dificultades por la falta de condiciones de producción y comercialización. Los ‘David’ del café hondureño no pueden contra las grandes empresas cafeteras… hasta ahora, cuando de la mano de la Fundación Chávarri y Cáritas Honduras, se han puesto manos a la obra.

‘Seguridad Alimentaria y promoción de una vida digna para las familias productoras de café del occidente de Honduras’ es un proyecto financiado por la Fundación Chávarri, con la ayuda de Cáritas Honduras, y que se presentó hoy en Honduras, en un acto al que acudieron, entre otros, el obispo responsable de Cáritas, Guido Charbonneau; el secretario de la Nunciatura (el español José Antonio Rodríguez); y el embajador de España en Honduras, Guillermo Kirkpatrick de la Vega.

Alineados con la Cooperación Española en el país

El representante de nuestro país en Honduras se felicitó por el proyecto. “Desde la Embajada entendimos la importancia de estos proyectos de la Fundación Chávarri para ayudar a los más necesitados en Honduras, que están alineados con los objetivos de la cooperación española en el país”, destacó Kirkpatrick, quien subrayó el alineamiento con los Objetivos del Desarrollo del Milenio y la Agenda 2030.

“Gracias por colaborar para el bien común”, señaló German Cálix, director de Caritas Honduras, quien subrayó cómo el país padece “un alto grado de desnutrición infantil” y falta de alimentos adecuados para una vida digna para buena parte de la población.

Seguridad alimentaria

La intervención de la Fundación es una apuesta para que miles de personas en el occidente del país solventen el problema de su inseguridad alimentaria como producto de las condiciones de inequidad de las relaciones de producción y comercialización de familias productoras de café.

Como la de Rigoberto, de la cooperativa de San Román, que se muestra “muy agradecido y esperanzado” por la ayuda de Chávarri, que les permitirá “poder encontrar mejores precios y mejorar nuestros productos”. “Porque nuestro café es el mejor café del mundo”, sostiene, orgulloso, este cafetero.

Un proyecto para el bien común

David López, director de la Fundación Chávarri, hizo un repaso a los comienzos del proyecto, que “nace del proyecto conjunto de las cooperativas, las comunidades -que sois las más importantes, los verdaderos protagonistas de este sueño. Os toca ser promotores de que lo que habéis soñado vaya adelante-, y de todas aquellas personas que, junto a vosotros, quieren hacer el camino”.

“Vamos a poner en marcha las ‘avispas’ (motos de venta de café) en Madrid, en varios sitios estratégicos, si es posible, a través de una empresa mixta, en un acuerdo que esperamos alcanzar con la Alcaldía de Madrid”, anunció David López. La iniciativa, en nuestro país, dará trabajo a personas en situación de desempleo de larga duración, y también a personas con discapacidad. “Si la gente conoce el café de Honduras y lo prueba, se podrá también colocar en los supermercados, pero dejando claro el espíritu del proyecto”. Y también su destino: el 30% de los beneficios serán devueltos a Honduras.

Fuente: Religión Digital.