23 de enero de 2020

La Fundación Chávarri inaugura sede en Roma

La Fundación Chávarri inaugura sede en Roma reuniendo a las congregaciones para sumar voluntades por el Bien Común

Un desayuno de fraternidad congregó en el Istituto Patristico Agustinianum, al pie de la plaza de San Pedro, a representantes de más de 30 entidades religiosas con proyectos sociales y expertos internacionales

El evento permitió dar a conocer los proyectos de la Fundación y abrir nuevas vías de colaboración y apoyo a la labor solidaria de las congregaciones, desde la mayor proximidad de su sede romana

Roma, 10 de diciembre de 2019.- “Queremos apoyar proyectos sociales en aras de la generación de riqueza social”. Con este objetivo, la Fundación Chávarri inauguró esta semana su sede en Roma, una delegación que le permite estar más cerca de las congregaciones religiosas y las instituciones que trabajan en proyectos pastorales y sociales, para abrir nuevas vías de colaboración con su labor solidaria. El evento inaugural tuvo como marco el Istituto Patristico Agustinianum, al pie mismo de la plaza de San Pedro, y reunió en un desayuno de fraternidad a cerca de un centenar de representantes de más de 30 entidades religiosas con proyectos sociales y expertos internacionales.

En este foro, el vicepresidente y director ejecutivo de la Fundación Chávarri, David López Royo, hizo una llamada a “construir y compartir el sueño del Bien Común”, y brindó para ello la colaboración la Fundación. “Queremos aportar nuestro grano de arena a este desierto que es el mundo, y hacerlo sobre el Bien Común”, afirmó. Un sueño que la Fundación Chávarri quiere contribuir a hacer realidad mediante su apoyo a distintos proyectos sociales de congregaciones religiosas, tanto en España como en otros países.

El encuentro permitió hacer una reflexión sobre la doctrina del Bien Común y el necesario compromiso en las obras apostólicas, además de dar a conocer la labor que ya viene realizando la Fundación Chávarri en este ámbito. Para ello, contó con la participación del profesor Miguel Campo S.J., doctor en Derecho Canónico de la Universidad Pontificia Comillas y asesor jurídico de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), y de Juan Ignacio Vela, franciscano de la Cruz Blanca y presidente nacional de Lares, entidad que a través de su Fundación, su Federación y su Asociación apoya la acción social de congregaciones religiosas, fundaciones y ONG`s y contribuye a la gestión solidaria de 1.050 centros y servicios sociales en toda España.

El Bien Común, horizonte de un compromiso compartido

En su intervención, el profesor Campo habló del Bien Común como horizonte de un compromiso compartido: “El papa Francisco ha dicho que, en el fondo, lo que define a un cristiano es hacer un hueco en su corazón y su vida a la preocupación por los demás”, resaltó.

En esta línea, destacó la confluencia de los fines de la Fundación Chávarri con los ejes centrales del compromiso por el Bien Común, tomando como referencia el espíritu señalado en la encíclica Laudato si, mediante el apoyo a la labor social de entidades religiosas, especialmente en las zonas más vulnerables. “El Bien Común es una llamada a la solidaridad y a esta llamada responde esta Fundación”, señaló.

En su ponencia, quiso subrayar la plena vigencia del concilio Vaticano II: “Sigue siendo el gran inspirador de la Iglesia actual y del futuro. Lo que se decía en 1965, sigue siendo válido en 2019”. Y añadió que lo importante es no perder de vista que hay que trabajar por los hombres y mujeres teniendo claro que lo primordial es ayudar a las personas: “Lo primero que nos dice el Señor no es ‘Dadles catequesis’, sino ‘Dadles de comer’”, afirmó. “Esto es el Bien Común, lo que propone Laudato si: el respeto a la persona humana, con derechos básicos e inalienables para su desarrollo integral; el bienestar social y el desarrollo de los grupos intermedios, aplicando el principio de subsidiariedad y destacando la familia como célula básica de la sociedad; y requiere la paz social, la estabilidad y seguridad de un cierto orden que no se produce sin atender a la justicia distributiva, cuya violación siempre genera violencia”, explicó. “La fe no se puede entender sin la justicia que deriva del Evangelio y de la promoción integral de los hombres y mujeres, y esto se hace en el diálogo y el encuentro con otros”, concluyó.

Trabajar juntos, una obligación

En la misma línea se expresó el presidente nacional de Lares, Juan Ignacio Vela, que compartió la necesidad de trabajar juntos en la acción social: “Tenemos, ya no una opción, sino la obligación de trabajar conjuntamente y orientar nuestros esfuerzos para crear sinergias, allá donde la suma de cada uno de nosotros es mucho más”.
En este sentido, puso como ejemplo los 25 años de trayectoria de Lares (www.lares.org.es), “un proyecto de integración que se constituyó inicialmente para defender los derechos de las personas que atendemos en nuestros centros y residencias y también de las personas que trabajan en ellas, convertida hoy en la plataforma católica más importante del tercer sector en España”.

Juan Ignacio Vela también quiso destacar la importancia del “compromiso pleno” en la vocación de contribuir al Bien Común. “No vale cualquier forma de hacer la caridad: no vale ser bueno; hay que ser algo más que bueno, hay que hacerlo bien”, subrayó, y en este camino habló de la importancia de “reconocer la dignidad de las personas”.
Otro de los aspectos que quiso poner de relieve es la necesidad de transparencia: “Tenemos que ser comunidades abiertas que sepamos comunicar a la sociedad lo que hacemos de una forma efectiva, para que la sociedad participe de nuestros programas y proyectos”. “Necesitamos ganara más confianza en la sociedad, y eso se consigue con transparencia, siendo más abiertos, más comunicativos, más colaborativos y estando más unidos”, concluyó.

Proyectos de la Fundación Chávarri en España y el mundo

La Fundación Chávarri también aprovechó esta jornada para presentar los programas pastorales/sociales en los que ya viene colaborando. Su director de Proyectos, Javier Sota, resumió el camino recorrido a lo largo de este primer año de funcionamiento de la Fundación, en el que se ha buscado la colaboración con instituciones religiosas y sociales, tanto en España como en otros países, para el desarrollo de iniciativas en los ámbitos educativo, de atención social y sanitario.
En la convocatoria de 2019, la Fundación Chávarri ha apoyado ya un total de 25 proyectos, de los cuales 15 son de cooperación internacional, en Honduras (4), Guatemala (2), Togo (1), El Salvador (1), Venezuela (1), Tanzania (2), India (1) e Italia (1), además de una decena de proyectos sociales en España, ocho destinados a educación y dos de carácter sociosanitario.

De entre las iniciativas desarrolladas en colaboración con la Fundación, su vicepresidente David López Royo quiso destacar especialmente el proyecto ‘Seguridad Alimentaria y promoción de una vida digna para las familias productoras de café del occidente de Honduras’ financiado por la Fundación Chávarri con la ayuda de Cáritas Honduras. Se trata de una iniciativa que busca mejora las condiciones de vida en varias zonas del país centroamericano, creando una marca de café de calidad que permita repartir los beneficios de manera más justa entre los diferentes agentes de la cadena de producción y venta, convirtiendo así la marca en un motor posibilitador de una vida digna para los trabajadores, un referente en la ayuda de las comunidades implicadas en su producción y un altavoz de la situación de estas comunidades.

En el ámbito educativo, Javier Sota destacó la creación de la Cátedra del Bien Común, en colaboración con la Universidad Nebrija. También brindó a través de la Fundación la consultoría pro-bono (gratuita) a institutos y congregaciones religiosas, fundaciones o diócesis, que ya viene desempeñando, para acompañar a las entidades en procesos de mejora de su gestión.

De cara a 2020 la Fundación Chávarri ya ha anunciado nuevas cooperaciones en Haití, Nicaragua, Perú, Mozambique o Vietnam.