07 de mayo de 2020

Cómo incrementar el impacto social del tercer sector con el conocimiento

La Fundación Chávarri y ESADE organizan un webinar para dialogar en torno al papel clave que jugará la gestión del conocimiento en las entidades sociales en el contexto de la crisis generada por el COVID 19.

La adecuada gestión del conocimiento está llamada a jugar un papel clave para incrementar el impacto social del tercer sector en el nuevo contexto de la crisis generada por el COVID 19. Esta cuestión ha centrado el debate en un webinar organizado por el Instituto de Innovación Social ESADE y la Fundación Chávarri por el Bien Común, al que se unieron más de 300 asistentes a través de las plataformas habilitadas en Youtube y Linkedin.

La jornada se enmarca en el Programa de Formación en Liderazgo y Gestión de ONGs de la Fundación Chávarri y ESADE, como parte de las iniciativas del Curso de Liderazgo e Innovación Social. La mesa redonda estuvo moderada por Ignasi Carreras, profesor y director de los programas de formación directiva para ONG de ESADE, y contó con la participación de Mònica Nadal, directora de Investigación de la Fundación Jaume Bofill; Albert Quiles, director de Amigos de los Mayores; y Jorge Bartolomé, responsable de Calidad y Proyectos de WWF España, que compartieron la experiencia de estas tres entidades que están aplicando con éxito prácticas de gestión del conocimiento.

Los expertos coincidieron en que las ONG y otras entidades sociales, en la situación actual y futura tan afectada por la crisis sanitaria, económica y social derivada del COVID-19, deben estar bien informadas de la realidad que quieren cambiar y asegurar que incorporan el conocimiento adecuado en sus proyectos. En este sentido, Ignasi Carreras aseguró que “las ONGs han de convertirse en ONGs del conocimiento, que saben aprovechar este conocimiento en beneficio de su misión y su desarrollo institucional”. Según dijo, esta buena gestión del conocimiento les permitirá “mejorar su estrategia y sus resultados, ser más transparentes, más innovadoras y, sobre todo, más influyentes”. Carreras destacó que en esta crisis, a pesar de la insuficiente preparación, las ONGs han sabido responder con cierta rapidez y mucha eficiencia, lo que ha sido posible por su capacidad para aprender de experiencias anteriores. “Una ONG tiene que saber responder a una emergencia desde sus competencias más desarrolladas, en lo que es clave la gestión del conocimiento”, afirmó. “Hay que saber construir el futuro y aprovechar el contexto para propiciar nuevos cambios y definir qué queremos ser como organización”, concluyó. En este sentido, animó a profundizar en este concepto de “ONG del conocimiento”, a través del informe ‘ONG del conocimiento. Influir para el impacto social’ publicado por ESADE.

Por su parte, Albert Aquiles, director de Amigos de los Mayores, destacó los programas de acompañamiento de personas mayores que gestiona esta entidad. Puso como ejemplo la iniciativa de Amigos de los Mayores para la puesta en marcha de un ‘Observatorio de la Soledad’, que ha contribuido a generar conocimiento dentro de la propia ONG, a reforzar su visibilidad y la visibilidad del problema de la soledad a través de los medios de comunicación, y a ampliar su influencia social.

En su intervención, Mónica Nadal, directora de Investigación de la Fundación Jaume Bofill, explicó que esta Fundación recoge en sus estatutos la idea de la promoción del conocimiento para la mejora social. En este sentido, subrayó el cambio de enfoque de esta entidad en cuanto a gestión del conocimiento en los últimos años: “En nuestra Fundación hemos pasado de promover el conocimiento, mediante la financiación de estudios y otras iniciativas, a otra visión nueva, centrada en transformar el conocimiento que ya existe en impacto real, recogiéndolo y adaptándolo para que sea útil al cambio social”.

Jorge Bartolomé, responsable de Calidad y Proyectos de WWF España, aportó la experiencia de esta ONG, que acometió un análisis inicial del funcionamiento de la organización y sus programas para poder superar las debilidades con un nuevo diseño de organización y planificación orientado a la consecución de sus objetivos estratégicos. “En WWF tenemos un mandato de conocimiento continuo. Debemos pensar siempre en la sostenibilidad y en la magnificación de lo que hacemos”, explicó. “En situaciones como la actual, el antónimo del miedo es el conocimiento”, aseguró.

Acceso al vídeo completo de este webinar